12/10/2010

Discurso de Gordon Gekko

Discurso pronunciado por Gordon Gekko (Michael Douglas) en la película "Wall Street 2: El dinero nunca duerme"


Todos ustedes lo tienen muy complicado. Aún no lo saben, pero son la generación SITA: Sin Ingresos, sin Trabajo y sin Activos. Tienen muchas expectativas.

Alguien me recordó la otra noche que una vez dije que la codicia es buena; pues ahora parece que también es legal. Pero, amigos, es la codicia lo que hace que mi barman compre tres casas, que no puede pagar, sin tener el dinero. Y es la codicia lo que hace que tus padres refinancien una casa de US$ 200.000 por US$ 250.000 y luego tomen los 50.000 restantes para ir de compras a un centro comercial. Compran un televisor de plasma, celulares, computadoras, un vehículo... y ¿por qué no una segunda casa? Ahora que podemos. Porque sabemos que los precios de las casas en Estados Unidos siempre suben, ¿no? Y es la codicia lo que hace que el gobierno de este país baje la tasa de interés a 1%, luego del 11 de septiembre, para que todos vayan a comprar otra vez.
[Los bancos] tienen bonitos nombres para los millones de millones en créditos: CMO, CDO, SAB, ABS. Saben, creo que sólo hay 75 personas en el mundo que saben lo que son. Pero les diré lo que son. Son ADM, "Armas de Destrucción Masiva".

Mientras estuve ausente, parecía que esa codicia se iba fortaleciendo con un poco de envidia agregada… Los inversores de alto riesgo se iban a sus casas con 50 ó 100 millones de dólares al año. Así que el señor banquero mira a su alrededor y dice, mi vida es muy aburrida. Entonces empieza a apalancar su interés desde 40 hasta 50 a 1 con tu dinero, no el suyo. Porque puede hacerlo. Se supone que tú deberías ganar, no ellos. Y lo mejor del trato… nadie es responsable. Porque todos siguen la misma receta.

El año pasado, damas y caballeros, el 40% de todas las ganancias corporativas en los Estados Unidos provino de los servicios financieros. No de la producción, ni de nada remotamente relacionado con las necesidades del pueblo estadounidense. La verdad es que todos somos parte de esto ahora. Bancos, consumidores que mueven el dinero en círculos. Tomamos un dólar, lo inflamos al máximo con esteroides y lo llamamos “apalancamiento”. Yo le llamo banca esteroidizada.

Antes se me consideraba uno de los tipos más hábiles en la banca. Y quizás estuve en prisión mucho tiempo, pero a veces es el único lugar para estar cuerdo. Mirar a través de las rejas y decir: ¡Oigan! ¿Están todos locos allá fuera? Es más obvio para aquellos que prestan más atención. La madre de todos los males es la especulación. La muerte apalancada. En otras palabras, endeudarse hasta el cuello. Y odio decirles esto, pero es un modelo de negocio de bancarrota. No funciona. Es infeccioso, es maligno y es global, como el cáncer. Es una enfermedad y tenemos que luchar contra ella, ¿cómo vamos a hacerlo? ¿cómo transformaremos esa enfermedad en beneficio nuestro? Se los diré en tres palabras: ¡Compren mi libro!

Tomado de la película "Wall Street 2: El dinero nunca duerme" (2010), dirigida por Oliver Stone.