12/02/2010

El riesgo financiero en el tiempo


¿Qué es un mercado financiero?


Antes de hablar directamente del riesgo y del papel que juega el tiempo para determinar al primero, conviene hablar un poco sobre los mercados financieros.
Un mercado financiero es un lugar (virtual) donde un grupo de personas realiza operaciones intercambiando valores con la finalidad de obtener una ganancia. Estos mercados sufren cambios que tienen que ver tanto con sus participantes directos, como con factores externos que no se pueden predecir ni controlar totalmente. 


Debemos considerar el riesgo


Puesto que muchos factores no se pueden controlar ni predecir, la incertidumbre es determinante en las operaciones que tienen lugar en los mercados financieros.
Siempre que se invierte, existe el riesgo de perder lo aportado o de que la inversión no tenga el comportamiento esperado. Así pues, en finanzas el riesgo es que el rendimiento efectivo de una inversión sea menor que el rendimiento esperado.
El riesgo es un tipo de incertidumbre que puede ser cuantificada.
Por lo anterior, existen expertos que se dedican a estudiar las situaciones de los mercados y analizan ejemplos de eventos previos para entender cómo funcionan las operaciones y qué las afecta.
Aunque, hasta el momento no existe ninguna fórmula infalible ni un método que garantice el éxito de alguna inversión, sí hay maneras de medir el riesgo probable para que los inversionistas potenciales se preparen y sepan si están dispuestos a poner sus recursos en un cierto instrumento financiero.
Una de las reglas generales que sigue el riesgo en finanzas es que: ~a mayor riesgo, mayor posibilidad de ganancia y viceversa~.


El factor tiempo


El tiempo es otro componente fundamental del análisis de una inversión. Siempre es necesario tomar en cuenta el periodo durante el cual se mantendrá el dinero invertido en el mercado, antes de saber el riesgo que existe y decidir si es o no conveniente.

Las inversiones pueden ser: 

*A corto plazo. Esto quiere decir que el dinero invertido estará allí por poco tiempo. Por lo general, se considera corto plazo un periodo menor a un año. 

*A mediano plazo. Las inversiones a mediano plazo son aquellas en donde el capital se mantiene por un periodo que va desde un año hasta tres (aunque hay quienes llegan a considerar que el rango es de hasta 5 años). 

*A largo plazo. Una inversión se considera a largo plazo cuando se mantiene el tiempo suficiente como para que haya podido pasar por un ciclo financiero. La mayoría de los inversionistas considera que el largo plazo es cuando se rebasan los 5 años de inversión.

Antes de estar en condiciones de calcular el riesgo y el rendimiento esperado de una inversión, es indispensable saber durante cuánto tiempo se mantendrá. Lo mismo sucede cuando se desea saber si la ganancia real es la que se esperaba. No hay que olvidar que las inversiones no son estáticas y los ingresos y los gastos varían dependiendo del periodo en que se midan.
Puesto que los mercados financieros no son estables, el tiempo que permanece una inversión es muy importante para el resultado.


El tiempo y las ganancias


El tiempo, al igual que el riesgo, tiene una relación más o menos directa con la ganancia. Muchos inversionistas expertos consideran que, mientras más tiempo dure una inversión, mayores serán los beneficios potenciales de la misma, y viceversa.
Lo anterior sucede porque los mercados tienden a mostrar comportamientos cíclicos, que los inversionistas expertos y las instituciones especializadas saben aprovechar en beneficio de la inversión. 

Sin embargo, también es necesario colocar juntos al riesgo y al tiempo en algunos casos.

Por ejemplo, si una inversión ha sido determinada como ~de alto riesgo~, un periodo largo en ella puede aumentar el riesgo que tiene el inversionista de perder dinero. Cuando el periodo de exposición a un riesgo es elevado, aumenta la probabilidad de que ocurra lo que se teme. 

Es importante mencionar que el presente artículo tiene como objetivo introducir al lector, en el tema del riesgo financiero en el tiempo, por lo que no puede considerarse como recomendación o asesoría de ningún tipo.